fbpx

Características Importantes de Un Buen Empleado

Los buenos empleados se reconocen por sus características especiales. Estas son indicaciones claras de que estos empleados tienen el mayor potencial en ciertas áreas. La manera más fácil de averiguar qué es eso es en conversaciones. En un intercambio directo, abierto y también investigativo con sus empleados, usted puede aprender mucho sobre sus fortalezas. Tiene que averiguar, por ejemplo, si sus empleados están generalmente satisfechos con su trabajo, si pueden desarrollar plenamente su potencial, si les va bien con sus colegas, si el ambiente de trabajo es agradable y qué tareas serían de especial importancia para ellos. De esta manera usted aprende mucho sobre sus empleados y su actitud. Trate de tener tales discusiones no sólo en un ambiente oficial, sino también en una atmósfera relajada. La mejor manera de conocerse es en situaciones informales.

Fuerte Sentido de la Responsabilidad

La responsabilidad es algo que no a todo el mundo le gusta asumir. Algunas personas buscan un representante (falso) que sea responsable de cada problema y que pueda indicarlo con un dedo. Los errores siempre vienen de otros y ellos nunca hacen nada malo por sí mismos. Otros no van por el camino fácil, sino que reflexionan y se miran a sí mismos cuando hay problemas. Tampoco tienen miedo de tomar responsabilidad por sus acciones y cualquier error que pueda resultar de ellas. Los buenos empleados admiten sus errores y cometen un problema por sí mismos. Además, también sugieren soluciones para corregir sus errores.

Voluntad de Compromiso

Donde hay mucha gente, muchas opiniones chocan. Está bastante claro que a veces existen diferencias de opinión. Sin embargo, lo importante es cómo se aborda esta cuestión. Tienes que mirar esto con mucho cuidado. Los mejores empleados no son aquellos que logran expresar sus opiniones, sino aquellos que aceptan otras opiniones y reconocen y aceptan cosas útiles en ellas. Después de todo, siempre debe tratarse de alcanzar el objetivo común y no de afirmar tu ego. Y los buenos empleados tienen un dominio perfecto de eso.

Orientación a Resultados

Los buenos empleados no siempre se notan inmediatamente. Se centran más en alcanzar el objetivo establecido que en sí mismos. Usted quiere dominar las tareas y realizar proyectos. No están muy interesados en la atención y, por lo tanto, desafortunadamente, a menudo se les pasa por alto. Como un buen líder, usted tiene que prestar atención a quién se está desempeñando silenciosamente en la cima. Estos empleados a menudo se ven eclipsados por los vendedores de coches experimentados que hábilmente se ponen en el centro de atención.

Concentración en lo Esencial

Cada proyecto consiste en pequeños pasos que deben ser completados para obtener un panorama general. Por supuesto, no todos los pasos secundarios son igualmente importantes. Por lo tanto, es importante reconocer lo esencial y centrarse conscientemente en ello. Esta es la única manera de asignar tiempo y energía y completar con éxito la tarea o proyecto. Los buenos empleados tienen este ojo para lo esencial y pueden distinguir lo importante de lo menos importante. Saben establecer prioridades correctamente y no se empantanan en detalles irrelevantes.

Esfuércese Por Un Mejor Rendimiento

Los buenos resultados son excelentes, pero aún mejores son los mejores resultados. Los buenos empleados lo saben y esperan un buen rendimiento, pero empiezan a pensar si no podría ser mejor. Las personas con esta actitud nunca quieren quedarse en un lugar, pero están constantemente tratando de mejorar y desarrollarse. Por lo tanto, son un beneficio real para todas las empresas, lo que supone una importante contribución a la consecución de los objetivos corporativos. Un signo importante de la búsqueda constante de la mejora es el gran interés por la formación continua, en la que los empleados de esta categoría quieren estar siempre presentes.

Experiencia en Resolución de Conflictos

Donde hay plantación, también hay chips – fieles a esta vieja verdad, hay lugares donde mucha gente se encuentra, por supuesto incluso conflictos. En estos casos, los empleados individuales se comportan de manera diferente: algunos esencialmente evitan cualquier conflicto, otros se pelean inmediatamente con todos. Los buenos empleados no hacen nada de esto, pero tratan de encontrar una manera de resolver el conflicto de manera constructiva. No es importante para ellos si están o no directamente involucrados en este conflicto. En última instancia, quieren encontrar una solución que satisfaga a todos.

Talento Organizativo

Algunas personas simplemente siempre tienen todas las fechas importantes en mente. No importa si se trata de los plazos de entrega de los proyectos o de los cumpleaños de los colegas, los empleados de esta categoría siempre tienen todo listo. Esto es extremadamente útil no sólo para los colegas, sino también para usted como gerente. Usted sabe que siempre puede confiar en estos empleados al 100% y pedirles consejo en casi todo. ¿Un restaurante adecuado para su próxima cena de negocios? ¿La fecha de la próxima reunión con el cliente? No hay problema, estos empleados están cambiando los calendarios y también tienen un amplio conocimiento de los diversos proveedores de servicios. Siempre tienen todo bajo control y se aseguran de que la tienda funcione para usted y los demás empleados.

Pragmatismo

Un empleado pragmático está en el lugar cuando las cosas se ponen más difíciles. Si otros trabajadores ya se han puesto una toalla para enfrentar este desafío, el pragmático está empezando a actuar. Los plazos ajustados y las peticiones de cambios a corto plazo no son un problema para él, sino algo en lo que está en la mejor forma. Salva a otros trabajadores de las emergencias, los motiva y les muestra lo que es factible. Por eso es uno de los empleados más importantes de las empresas.

Creatividad

Los empleados creativos se distinguen a menudo por su enfoque poco convencional de las tareas. Siempre tratan de dejar sus caminos familiares y romper los nuevos. Ninguna idea es demasiado loca para ellos y no se avergüenzan de presentarla a pesar de toda resistencia. De esta manera, los empleados creativos se comprometen a romper los patrones de pensamiento tradicionales y crear ideas innovadoras. Incluso si no inventa una rueda, el empleado creativo hace una valiosa contribución.

Admisibilidad de la Colocación

Cada oficina debería contar con un funcionario especialmente bien situado para ocuparse de la mediación. Y no sólo entre los propios empleados, sino también entre usted como gerente y los empleados. Por lo general, el empleado se lleva bien con otros empleados y siempre está informado sobre todas las novedades importantes. Es particularmente importante que el mediador nunca sea parte de nadie. No representa los intereses de nadie, pero garantiza que los conflictos entre ellos se reducen al mínimo. Por eso goza del respeto de sus empleados y de su jefe.

Efecto de Referencia

Algunos empleados parecen haber interiorizado completamente los valores de la empresa. Los ponen en práctica y los llevan afuera como embajadores de la compañía. Disfrutan no sólo de la confianza especial del gerente, sino también del papel de mentores para los nuevos empleados. Los empleados que dan ejemplo conocen la empresa y sus procesos como si estuvieran entre bastidores y, por lo tanto, proporcionan orientación a otros empleados. Su reputación es impecable y la han estado construyendo durante muchos años.

>>>Superar El Estrés en El Trabajo

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This